Social Media: Web 2.0, Web 3.0, Redes Sociales y Empresa

miércoles, 9 de marzo de 2011

Web 2.0, Web 3.0, Redes Sociales y Empresa

world wide webImage by alles-schlumpf via Flickr
En cuanto al futuro, para el director para Europa de Paginar.net, en España las empresas todavía tienen un largo camino por recorrer para descubrir el, cada vez mayor, potencial que les ofrece Internet. “El castellano es la tercera potencia lingüística en Internet, y en este terreno, los productos y los servicios españoles tienen una ventaja competitiva inigualable a nivel mundial. Estamos frente a una oportunidad espectacular a la que hay que sacar partido. Y, por el momento, en España, "sólo entre un 10 y 15% de las empresas en España emplean las redes sociales como herramientas de marketing", es decir no se está haciendo nada para aprovechar esta enorme ventaja”, advierte Schlaen.

En este artículo y los siguientes hablaremos de las Redes Sociales y la Empresa en los siguientes conceptos:
  • Entender el concepto de Web 2.0, Web 3.0 y Redes Sociales.
  • Gestionar una campaña de promoción en redes Sociales como Facebook, Twitter, LinkedIn y YouTube.
  • Medir eficazmente los resultados de una campaña de posicionamiento en Redes Sociales.
¿Qué es la Web 2.0?

El término Web 2.0 está de moda. Si queremos crear un sitio Web y promocionarlo debemos pensar qué puede hacer la Web 2.0 por nuestro negocio online. Posiblemente haya escuchado en los últimos años la expresión Web 2.0 o expresiones tales como Redes Sociales, microformatos, tags, sindicación, RSS, Myspace, Technorati, Wikipedia, Digg, Facebook, YouTube, Del.icio.us, etc. Si es así, estamos hablando de la Web 2.0.



La Web 2.0 esta asociada estrechamente con Tim O'Reilly, debido a la conferencia sobre la Web 2.0 de O'Reilly Media en 2004. Aunque el término sugiere una nueva versión de la World Wide Web, no se refiere a una actualización de las especificaciones técnicas de la web, sino más bien a cambios acumulativos en la forma en la que desarrolladores de software y usuarios finales utilizan la Web. El hecho de que la Web 2.0 es cualitativamente diferente de las tecnologías web anteriores ha sido cuestionado por el creador de la World Wide Web Tim Berners-Lee, quien calificó al término como "tan sólo una jerga"- precisamente porque tenía la intención de que la Web incorporase estos valores en el primer lugar.

La red original, llamada Web, se basaba en paginas estáticas programadas en HTML (Hyper Text Mark Language) que no eran actualizadas frecuentemente. El éxito de las .com dependía de webs más dinámicas (a veces llamadas Web 1.5) donde los CMS, Sistema de gestión de contenidos (Content Management System en inglés, abreviado CMS), servían páginas HTML dinámicas creadas al vuelo desde una actualizada base de datos. En ambos sentidos, el conseguir hits (visitas) y la estética visual eran considerados como factores importantes.

Los teóricos de la aproximación a la Web 2.0 creen que el uso de la web está orientado a la interacción y redes sociales, que pueden servir contenido que explota los efectos de las redes, creando o no webs interactivas y visuales. Es decir, los sitios Web 2.0 actúan más como puntos de encuentro, o webs dependientes de usuarios, que como webs tradicionales.

En general, cuando mencionamos el término Web 2.0 nos referimos a una serie de aplicaciones y páginas de Internet que utilizan la inteligencia colectiva para proporcionar servicios interactivos en red dando al usuario el control de sus datos.

Así, podemos entender por Web 2.0, como propuso Xavier Ribes en 2007, "todas aquellas utilidades y servicios de Internet que se sustentan en una base de datos, la cual puede ser modificada por los usuarios del servicio, ya sea en su contenido (añadiendo, cambiando o borrando información o asociando datos a la información existente), bien en la forma de presentarlos o en contenido y forma simultáneamente".

Además, nuestros proyectos tienen que renovarse y evolucionar. El Web 2.0 no es precisamente una tecnología, sino es la actitud con la que debemos trabajar para desarrollar en Internet. Tal vez allí está la reflexión más importante del Web 2.0. Yo ya estoy trabajando en renovar y mejorar algunos proyectos, no por que busque etiquetarlos con nuevas versiones, sino por que creo firmemente que la única constante debe ser el cambio, y en Internet, el cambio debe de estar presente más frecuentemente.

¿Qué es la Web 3.0?

Web 3.0 es un neologismo que se utiliza para describir la evolución del uso y la interacción en la red a través de diferentes caminos. Ello incluye, la transformación de la red en una base de datos, un movimiento hacia hacer los contenidos accesibles por múltiples aplicaciones non-browser, el empuje de las tecnologías de inteligencia artificial, la web semántica, la Web Geoespacial, o la Web 3D. Frecuentemente es utilizado por el mercado para promocionar las mejoras respecto a la Web 2.0. El término Web 3.0 apareció por primera vez en 2006 en un artículo de Jeffrey Zeldman, crítico de la Web 2.0 y asociado a tecnologías como AJAX. Actualmente existe un debate considerable en torno a lo que significa Web 3.0, y cuál sea la definición más adecuada.



Día a día la tecnología avanza, y la Web con ella ha ido progresando año tras año. Las redes sociales ya no son ninguna novedad para nadie, las páginas Web hace tiempo que dejaron de ser meros escaparates a los que ir a ver catálogos de productos, el dinamismo en la Web es total y las aplicaciones han abandonado el escritorio de nuestros ordenadores para lanzarse a Internet en forma de herramientas colaborativas.

Y es justo en la cúspide de todo éste movimiento donde nace la Web 3.0. La imaginación nos permite creer en páginas, visibles desde los espejos de nuestros cuartos de baño, capaces de recorrer la Web en busca de páginas de noticias y mostrarnos un resumen de las noticias más importantes de cada una.

La Web 3.0 y sus servicios se fundamentan en el colectivo de la Web Semántica, búsquedas de lenguaje natural, data-mining, aprendizaje automático y asistencia de agentes, todo ello conocido como técnicas de la Inteligencia Artificial o Inteligencia Web.

De acuerdo a algunos expertos, “la Web 3.0 está caracterizada y aprovisionada por la acertada unión de la Inteligencia Artificial y la Web”, mientras que algunos expertos han definido la Web 3.0 como el siguiente paso en la progresión de las tuberías que conforman Internet. 
De izquierda a derecha, Tim Berners-Lee, inventor de la web, y Vinton Cerf.
De izquierda a derecha, Tim Berners-Lee, inventor de la web, y Vinton Cerf

En una sociedad que atraviesa una crisis económica a nivel global, Tim Berners-Lee tiene esperanzas de que la web 3.0, considerada la sucesora de la actual web 2.0, madre de las redes sociales, crezca por una intercomunicación mundial sin precedentes donde las barreras idiomáticas serán derribadas.

Tim Berners-Lee estima, sin embargo, que con un desarrollo de Internet y de las webs más imparable que nunca, analizar su futuro es atrevido, una idea que comparte el padre de Internet y vicepresidente de Google, Vinton Cerf.

Web Semántica y Redes Sociales

Con el uso de la web 3.0 se pretende que la información nos llegue de manera inteligente. Pero todo el mundo habla de la información que demanda el usuario y no la actividad de la web sobre los usuarios.

Las redes sociales se alimentan de usuarios, de usuarios que tienen perfiles en Internet y que algún día estos usuarios dejarán de existir como usuarios y personas. Una red social semántica tendría que ser capaz de procesar de manera inteligente la actividad de un usuario en la red, sabiendo si este usuario ha dejado de existir. Tal vez es un poco macabra esta ida pero tener en cuenta que un usuario registrado en una red social en el 2007 cuya edad sea de 47 años y en el 2050 si esta información sigue en internet sin actividad aparente tiene que entender que este usuario no es válido.

Es cierto que puede ocurrir que estemos sin acceso a Internet o no haciendo caso a ese sitio web que nos registramos una vez y no lo hemos vuelto a utilizar. Pero la base de la web semántica es que tiene que ser inteligente en la web y alimentarse de otros recursos web.

La información en Internet no puede perdurar para siempre, no tiene porque ser un usuario activo durante 200 años si el proyecto persiste. El intercambio de información de bases de datos de usuarios está a la hora del día para las campañas de marketing. Qué utilidad tiene disponer de una base de datos de 4 millones de usuarios si 1 millón de esos ya no tienen actividad en Internet, otro medio no se encuentra entre nosotros, no son usuarios potenciales y el resto es una minoría de usuarios activos en Internet.

La web semántica junto con la actividad de las redes sociales tendrían que ser capaces de poder perseguir la actividad de los usuarios en Internet, analizando la información del usuario y frecuencias de acceso a parte de sus preferencias para poder facilitar el uso de la web semántica.
"Yo si creo que la información pueda perdurar para siempre en Internet"
Creo que la información perdurará para siempre en Internet, pero ciñéndome al comentario anterior esta información perderá relevancia en el uso de la red, aunque para conseguir encontrarla tal vez surjan nuevos perfiles de usuario que indaguen en información antigua, arqueólogos de Internet. El ser humano siempre ha tenido la inquietud de saber: de donde vengo - donde estoy - a donde voy. Con Internet en un futuro podría producirse lo mismo. La información obsoleta no desaparecería, sería más difícil de localizar.

Tendrá que perdurar de manera activa el "bot" de la red social que funcionaría como máster analizando la información para que al usuario que "le toque" pueda explotarla. Pero aquí ya estaríamos hablando de un ente virtual, dotado de una inteligencia artificial que fuera aprendiendo y evolucionado. En la web 3.0 existe la necesidad de que las máquinas o procesos tengan inteligencia suficiente para comunicarse entre si para poder filtrar la información. Todos hablamos del concepto semántico pero no valoramos la inteligencia de los procesos que tienen que perdurar y evolucionar.

Empresa y Redes Sociales

Estar presentes en medios como Facebook o Twitter (Comunicación 2.0) no sólo es conveniente (y casi obligatorio) por los cambios que se producen en la red, sino que nos ayudará a fidelizar usuarios y potenciales clientes. Escucharles es la base de todo y mantener el feedback, a la larga, nos dará muchas más ventajas.

Lo que más atrae del e-mail marketing es el alcance que tiene y su velocidad, así que tener los correos de los usuarios es lo más importante, pero la base de datos especializada que podemos lograr tener con herramientas como Twitter o Facebook, nos permitirá desarrollar muchas más campañas al conocer a nuestros usuarios/potenciales clientes.

Los CRM actuales crean bases de datos en base a perfiles básicos, empleando una combinación de ubicación geográfica junto con algunos comportamientos. Con las redes sociales perfeccionamos mucho más este perfil pues, en tiempo real, genera mucho más datos que nos podrán ser de gran utilidad en futuras campañas de marketing. Estaríamos generando una CRM en tiempo real y su potencial será mucho mayor.

Estos datos los podemos capturar y transformar con una MDM (Master Data Management), que si bien no es un trabajo sencillo, nos permitirá en el futuro tener una visión muy completa sobre nuestros usuarios/clientes, permitiéndonos lanzar campañas específicas de acuerdo a las necesidades que ellos presenten.

Es cierto que la inserción en redes sociales puede ser más lenta, pero debemos estar en ellas si queremos estar actualizados y continuar presentes en Internet, y más importante, no debemos olvidar que tenemos que ganar la confianza de los usuarios que dan al “Me gusta”, generando contenidos de calidad e interés pero, más importante aún, generando mucho feedback.


Fuentes y recursos:

Buscadores Semánticos Web 3.0
Ejemplos de aplicación real de la Web Semántica 
Actividad de Web Semántica del W3C
Guía breve de la Web Semántica
Redes Sociales y Empresa  

Artículos relacionados: